Los Shunga de Bellver

 

El shunga (春画?) se vincula principalmente con la producción gráfica japonesa conocida como “estampas del mundo flotante” o xilografía ukiyo-e del periodo Edo (1603-1867) a partir de ilustraciones de la literatura popular y de la producción pictórica de la época. A pesar de sucesivas regulaciones y prohibiciones, continuó hasta finales de la era Meiji, hasta su prohibición por considerarse material “obsceno  en Japón en el año 1907                                                            .

Este vocablo japonés (del chino chungonghua 春宫画) shunga significa «imágenes de primavera», siendo «primavera» una metáfora eufemística para referir el acto sexual. El tema principal de los dibujos shunga es la representación del sexo; las escenas describían relaciones sexuales explícitas y de todo tipo, incorporando a los más variados actores de la sociedad japonesa de entonces, artistas plásticos y de teatro, geishas, samuráis, comerciantes, monjes budistas, así como animales domésticos, peces, pulpos, y seres fantásticos y .mitológicos.

Los ilustradores de ukiyo-e así como los editores y distribuidores obtenían jugosos beneficios por la venta, y durante las frecuentes prohibiciones, los creadores, algunos de renombre, no firmaban sus trabajos, si bien incorporaban alguna señal que fuera identificable para el público.

Cuando Japón se abre a Occidente, mediados del siglo XIX, diversos artistas europeos como Aubrey BeardsleyEdgar DegasHenri de Toulouse-LautrecGustav KlimtAuguste RodinVincent Van Gogh… coleccionaron las estampas shunga. Pablo Picasso tuvo una considerable colección de artistas japoneses reconocidos que le sirvieron de inspiración en la última época.

Grandes maestros del ukiyo-e en el periodo Edo fueron Hishikawa Moronobu, Sugimura Jihei, Yoshida Hanbei, Nishikawa Sukenobu, artista de Kioto, entre otros. Varias etapas de regulaciones y prohibiciones hicieron que bajara considerablemente la producción de este tipo de material a finales del siglo XVIII y principios del XIX, aunque los grandes maestros de la ilustración y de la iconografía oriental como Kitagawa Utamaro, Katsushita Hokusai, Utagawa Toyokuni y Keisai Eisen también hicieron alguna incursión es este campo dejando importantes muestras de su arte.

Fernando Bellver es invitado al Impact Art Festival de Tokyo en 1.985, y aunque ya era conocedor y admirador de los grandes ilustradores japoneses, al respirar los lugares y el ambiente por donde transitaron y trabajaron, se produce un verdadero flechazo con esta cultura y guarda en su retina y en sus apuntes una relación aletargada que se manifiesta un par de décadas más tarde. Entonces realiza la serie de dibujos Shunga I Love Tokyo, dibujos y grabados al aguafuerte coloreados con delicadeza, con algún guiño al pop-art, y más adelante varios oleos pintados simultáneamente y de belleza considerable con estos mismos motivos, una pintura tratada con gran importancia del dibujo y con una técnica absolutamente magistral de ejecución con veladuras y transparencias tal como se pintaba en época renacentista.                     El resultado es asombroso, y ha llegado a confundirse por algunos expertos con los maestros que le inspiraron. Aquí hay unas muestras elocuentes.

Antonio Pedraz