Oda a Pagola

El trazo brota en el ojo hipnótico

Vagando eufórico por el mundo caótico.

Pagola dibuja, dibuja y dibuja

Mientras su hipnagógica imagen estruja.

Pagola está pintando un elefante

Con trompa grande yu cara de tunante.

Pagola se inclina mirando a la Meca,

Pagola dibuja una diabólica muñeca.

Pagola se sienta y se levanta

Y se tapa con una gran manta.

Dibuja el genotipo de su amor

Y la multa que pagó por su candor.

Pagola se alimenta de papel de estraza,

Pagola dibuja una quimérica calabaza.

Una cabra descarriada ha huido del papel,

Pagola lo celebra comiéndose un pastel.

El queso de las ratas peludas se acabó

y en la
mente alucinada la bombilla se encendió.

Las ratas
peludas abandonan el barco,

Pagola se
sienta a dibujar en un charco.

Por la
noche se arrodilla frente al abismo

para ver
si se encuentra a sí mismo.

Pagola dibuja y dibuja, dibuja y dibuja

con el
enorme prepucio de una aguja.

Pagola dibuja una hermosísima teta,

Pagola se va de paseo en bicicleta.

En las noches en que ronca la luna

Pagola cuenta y dibuja su fortuna.

Dibuja y dibuja, dibuja y dibuja

Pagola encerrado en su burbuja.

Envejecen los sueños sentados en la nieve,

Pagola canta con el viento que viene.

Dibuja un personaje de estilo innato

con cara de búho y cuerpo de gato.

Pagola ha tragado pintura amarilla,

Pagola dibuja psicodélica rosquilla.

Aparecen de pronto figuras nocturnas

como ranas en charcas taciturnas.

Los dibujos se escapan del papel,

a los lápices se les eriza la piel.

El queso de las ratas peludas se acabó

y en la mente alucinada la bombilla se encendió.

Las ratas peludas abandonan el barco,

Pagola se sienta a dibujar en un charco.

Por la noche se arrodilla frente al abismo

para ver si se encuentra a sí mismo.

Pagola dibuja y dibuja, dibuja y dibuja

con el enorme prepucio de una aguja.

(Angel Guache)

Del catálogo de la exposición Yo-Tú en el Museo ABC

El dibujo para mí tiene ese lado espontáneo de algo que nos llama la atención, ese lado que siempre me gustó de ‘más es menos’. Y también esa manera rápida de expresar emociones, pensamientos… Siempre me ha interesado el artista como voyeur, el artista mirón, al que no se le escapa nada y luego procesa” Javier Pagola dixit…

Antonio Pedraz